9 maneras de ayudar a chic@s con dislexia a recordar y pronunciar palabras largas


Para los niños con dislexia puede ser complicado recordar y pronunciar correctamente palabras de varias sílabas. Pueden tener problemas para recordarlas y pronunciarlas correctamente. Estas son algunas maneras de ayudar a su hijo con las palabras largas, ya sea que esté leyendo o conversando.

Enfocarse en el vocabulario

Los chicos aprenden vocabulario académico, incluyendo palabras largas, principalmente a través de la lectura. Así que si su hijo se aleja de la lectura, es importante encontrar otras maneras de presentar nuevas palabras.
Mantenga su vocabulario en forma diciendo palabras nuevas mientras le lee en voz alta. Permítale elegir nuevos audio libros que ambos puedan disfrutar cuando pasen tiempo juntos. O vean un documental acerca de algo que realmente le interese. Mientras lo hace, señale las palabras nuevas. Hable sobre lo que significan y pida a su hijo que las practique diciéndolas en voz alta.

Llevar un registro de las palabras nuevas

Anime a su hijo a anotar diariamente en un cuaderno las palabras que está aprendiendo. Una vez por semana, seleccionen diez palabras para practicar. Pídale que escriba cada una y las separe por sílabas. Haga que pronuncie la palabra varias veces. Hable sobre lo que significa e identifiquen sinónimos y antónimos. Esto ayuda a su hijo a guardar las palabras en su memoria a largo plazo y, por lo tanto, le será más fácil accederlas posteriormente, cuando hable o escriba.

¡Olvídelas!

Puede parecer extraño, pero recordar información después que la hemos olvidado en realidad ayuda a que la recordemos luego. Cuando practica una de las palabras anotadas en el cuaderno de vocabulario, intente espaciar las sesiones de repaso cada vez más.
Por ejemplo, haga la primera revisión un par de días después de que su hijo aprendió una nueva palabra. Espere de una semana a 10 días para revisarla de nuevo. Y vuelva a revisarla una vez más al cabo de un mes. Lleve el control escribiendo en el cuaderno las fechas de práctica al lado de cada palabra.

Enseñar a su hijo a ser una detective de palabras

Explique que las palabras de varias sílabas a menudo contienen prefijos y sufijos. Por ejemplo, pre y able en la palabra preventable (evitable, prevenir). Conocer las partes que forman palabras comunes como esta, ayuda a los niños a predecir y recordar el significado de nuevas palabras.
Además les facilita separar palabras de varias sílabas en partes más fáciles de manejar cuando leen. Saber cómo se separa una palabra al escribirla, también facilitará que su hijo la recuerde y pronuncie cuando hable.

Ayudar a su hijo a entender las sílabas

Existen reglas específicas sobre cómo dividir palabras largas al leer: Esto se llama silabear (pronunciar cada sílaba por separado). Probablemente usted aprendió estas reglas en la escuela. Cosas como “cada sílaba incluye el sonido de una vocal”. O, “cuando hay dos consonantes entre dos vocales, por lo general la separación de la palabra ocurre entre las consonantes (piense en “un/der”).
Puede pedir material informativo al maestro de su hijo o revisar las reglas del silabeo en la Internet. Conocer estas reglas ayudará a su hijo a leer palabras largas, pero también puede ayudarlo a recordar y pronunciar correctamente las palabras cuando habla.

Proponer estrategias de apoyo

Habrá ocasiones cuando su hijo tendrá que descubrir la pronunciación de una palabra por él misma. Asegúrese que esté preparado. Identifique estrategias de apoyo para cuando no pueda recordar o pronunciar la palabra que quiere decir.
Revisen juntos diccionarios en la Internet. Estos diccionarios proporcionan la definición y la pronunciación grabada de la palabra. Discuta sobre las estrategias de práctica que le funcionan mejor y anímelo a usarlas en clase. Y asegúrese que él sepa que es aceptable usar palabras más cortas para describir lo que quiere decir si no puede recordar una palabra.

¡Diviértanse!

Practicar palabras largas no tiene que ser sólo trabajo. Existen muchos juegos de palabras que usted puede aprovechar para lograr las metas de vocabulario de su hijo. Solo asegúrese de seleccionar las que funcionan, o que usted puede hacer que funcionen, con sus desafíos. Con juegos como Taboo, Outburst, Pictionary o Twenty Questions, usted puede involucrar a toda la familia. Esto puede hacer del vocabulario de aprendizaje divertido, y la diversión puede motivar a su hijo a practicar.

Marcar las sílabas

Seleccione una palabra con tres o más sílabas y dígalas en voz alta. Pida a su hijo que las repita en voz alta y que dé una palmada por cada sílaba que escuche. Debería marcar con un poco más de intensidad la sílaba que esté acentuada. Este ejercicio utiliza una variedad de sentidos. Esto le da muchas maneras para procesar y recordar cada sílaba en la palabra.

Hablar sobre sonidos

Igual que marcar las sílabas, hablar de los sonidos individuales o “fonemas” de una palabra puede mejorar la habilidad de su hijo para decir y recordar palabras largas. Por ejemplo, supongamos que están usando la palabra “phenomenal” (fenomenal). Pregunte a su hijo qué sonido escucha al principio de la palabra. O pídale que identifique el primer sonido de la segunda sílaba.


Comentarios

Entradas populares